5 maneras de no sacar la vuelta en tu empresa

El humor en torno a Felipe, el inolvidable personaje de Mafalda, siempre se basa en las jugadas que le hacen sus fantasías e ideas.

Él es un niño al que le cuesta hacer sus tareas, y pasa la mayoría de su tiempo agobiado por los deberes escolares y su dificultad para mantener la atención en ellos.

Felipe podría ser la representación de algunos ejecutivos de ventas, pues es muy común ver cómo algunos de ellos evaden las actividades de prospección y captación, debido a que éstas requieren un esfuerzo más alto, refugiándose en la rutina laboral que implica atender las cuentas y llevar a cabo labores de fidelización.

Esta es la espiral descendente de la procrastinación o posposición, que es la costumbre de aplazar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras más irrelevantes o agradables.

Cuando sentimos que no estamos enfocados y que se nos presentan problemas para iniciar nuevos propósitos o hacer nuevos contactos, debemos mantener una actitud positiva y sin pensar demasiado, ponernos en marcha.

Una de las prácticas más efectivas es la de convertir algunas frases en lemas positivos y de acción. De esta manera, en lugar de pensar “tengo que llegar al objetivo de ventas”, podemos repetirnos constantemente “lograré mi objetivo de ventas a través de la dedicación de mi tiempo y esfuerzo”.
Una lista de quehaceres ayuda a identificar lo que se debe realizar y el momento cuando debe ser concretado, que es el secreto del éxito en cualquier actividad. En un principio puede parecer a una lista interminable e irritante que exige atención y tiempo, pero esto ocurre porque esas tareas no se asociaron al objetivo que buscamos lograr y porque no somos productivos.

Para identificar el componente emocional de tu procastinación, haz el siguiente ejercicio: analiza qué tareas has estado postergando durante mucho tiempo.

Pregúntate: ¿por qué son importantes para alcanzar el éxito? ¿cómo estas actividades te llevan a lograr tus metas?

Otros consejos útiles para mantener una buena actitud y superar la procrastinación son:

1. Hazlo sin demoras
Toma el teléfono, ponte en contacto con tus clientes y comienza. Proponte una fecha límite y empieza cuanto antes. Da el primer paso y apuesta por aquellos retos que sí puedes cumplir. Así marcharás a paso firme.

2. Mantén el ritmo
Cuando logres entrar en la dinámica de coger el teléfono y comenzar a hablar, cada vez te costará menos. Tendrás el ritmo ideal que te llevará progresivamente hacia adelante.

3. Piensa en la recompensa
Si te concentras exclusivamente en el aspecto positivo, vas a poder visualizar los beneficios del hecho de lograr esos objetivos y la satisfacción automática hará que todo te resulte más fácil.

4. Hablémonos a nosotros mismos
Puede parecer una tontería, pero cuando necesitas refuerzo positivo, una buena manera de obtenerlo es hablándote a ti mismo con actitud positiva y visión.

5. Ejercicio y meditación
El ejercicio libera endorfinas, las cuales pueden ayudar a resolver problemas e incrementar la creatividad. La meditación puede ayudarte a conseguir calma interna y romper tus barreras mentales y limitaciones.

Al planificar y dedicar tiempo a cada una de tus tareas sin postergar, vas a hacer mucho más trabajo que aquellos vendedores adictos a la urgencia. Sigue estos consejos para dejar de procrastinar e inicia las acciones que te acercan a tus objetivos.

shadow-ornament

Recibe información privilegiada en tu correo

Regístrate en el newsletter

arrow

Envíanos tus comentarios